quiere estar más segura

LA ÚNICA ALTERNATIVA

Publicado: 2011-05-19

En esta segunda vuelta hay que elegir entre dos opciones controvertidas, sin duda no es una decisión sencilla, pero hay que definirla de una vez y no esperar hasta el último momento.

Particularmente pienso, que haciendo un análisis de la situación, objetivamente encontramos que ambos candidatos tienen pasivos pesados, Humala por su aparente responsabilidad en los hechos en el llamado "andahuaylaso" y Keiko Fujimori por la carga pesada que representa el gobierno de su padre.

Sin embargo, entre los dos pasivos no hay lugar a comparación, Humala cometió una torpeza e irresponsabilidad al alentar a su hermano en ese levantamiento, es cierto, pero él estaba a miles de kms de distancia y está claro que no tenía intención de matar policias. Lo de Alberto Fujimori, es distinto, la violación a los derechos humanos fue sistemática, por ello está preso por crimenes de lesa humanidad. Malevolamente los políticos y periodistas nostálgicos de la dictadura fujimorista, tratan de equiparar ambas culpas y en realidad, no hay punto de comparación, incluso desde el punto de vista judicial, ya que mientras a Fujimori lo condenaron, a Humala, le archivaron el caso y fue el mismo juez que sentenció en ambos casos.

Los malévolos mencionados, tratan de establecer diferencias entre Alberto Fujimori y la hija candidata,  dicen no es lo mismo, ella no puede pagar las culpas del padre, y claro, por ello, el que está preso es él.

Pero en lo que respecta al proyecto político, es el mismo, no engañen más a la gente, el proyecto del fujimorismo es uno sólo que incluye  reinvindicar las ideas del dictador y sacarle de la cárcel, Keiko Fujimori no tiene por sí misma, el liderazgo para formar una nueva corriente, las ideas políticas son las mismas que la de su padre, por ello en su entorno están los mismos complices que asentían la cabeza a cada acto de Fujimori y Montesinos, están Climper, Yoshiyama, Jorge Trelles, Martha Chavez, Luisa Maria Cuculiza, Luz Salgado, Fernan Altuve y aparecerán otros en un posible gobierno de Keiko como Absalón Vasquez, Hurtado Miller y sin considerar las decenas de funcionarios del régimen fujimorista que podrían salir de las cárceles.

Un gobierno de Keiko Fujimori representaría validar toda la podredumbre que hubo en el gobierno de su padre, los malévolos quieren confundir diciendo que ya pidió perdón, que está alejada ahora de su padre, y yo digo pues, no insulten la inteligencia de la gente, ella pidió perdón como estrategia para ganar votos en la segunda vuelta, sólo por ello lo hizo, y no está alejada de su padre pues, tiene sin duda contacto con él, por lo menos a nivel de intermediarios. No se puede de ninguna manera ser decente y aceptar fácilmente que se vuelvan a instalar en el gobierno los que solaparon y protegieron a la mafia.

Todo eso que sucedió en los 90, fue algo muy sucio, no se puede tener tanta falta de memoria y/o dignidad.

Alguien muy inteligentemente dijo que acerca de Humala hay dudas y de Keiko y su entorno hay certezas, personalmente suscribo totalmente esa idea. El periodista Fernando Rospigliosi (ex-ministro de Toledo, interpelado y sacado del cargo por los hechos de Ilave) movido por el odio a lo que es militar, señala que es lo contrario, y lo dice sin ninguna base, que pruebas tiene al decir que Ollanta compró testigos para ser librado de un juicio en el caso del andahuaylaso, no tiene ninguna prueba, en cambio en lo referente al corrupto gobierno de la gente de Fujimori, las pruebas están por doquier, por ello hay tanto funcionario preso de ese régimen.

Lo fáctico, la cuestión de hecho es que Ollanta Humala no ha gobernado, así que todo lo que se diga son conjeturas, especulaciones, psicosociales que pretenden meter miedo con lo de Chavez, Fidel Castro o Velasco y nada más.

En lo fáctico, lo de Keiko Fujimori es irrefutable, está la certeza de lo que sucedió en el gobierno fujimorista que es el mismo proyecto de ahora, con la misma gente fascista a la que le parece que Fujimori hizo el mejor gobierno de la historia.

El voto por Humala, puede ser un voto de esperanza, el voto por alguien que ha progresado desde el embrión de comandante radical del ejército a político socialista más moderado. Y si pues, hay muchos que confiamos que Ollanta nos pueda dar una gran sorpresa, que logre ser el estadista que busque la gloria personal haciendo un gobierno pulcro, respetando la constitución y siguiendo la línea de izquierdas latinoamericanas  moderadas como las de Lula y Mujica.

El voto por Keiko Fujimori y su entorno, en cambio, es un voto que averguenza, es, y disculpen la expresión, validar toda esa "mierda" que se vivió en los 90, todo ello con el argumento de que primero es el bolsillo, lo que implica dicho sea de paso, que por una posibilidad económica hay que dejar de lado la dignidad.

Así pues, siendo Keiko Fujimori la alternativa inmoral por la innegable presencia intelecual del dictador Alberto Fujimori y siendo por otro lado Ollanta Humala, alguien que nunca gobernó, está claro quien tiene el beneficio de la duda, beneficio que de ninguna manera lo puede tener el gobierno de los que aplaudieron la corrupción.

MARDAM


Escrito por


Publicado en

MENTE FILOSÓFICA

Otro sitio más de Lamula.pe